Este caballo se encuentra en equilibrio vertical, adoptando una postura FDO hacia adelante, abajo y afuera, alargando el cuello y por lo tanto tomando la mano del jinete.

En realidad, “tomar contacto con la rienda suelta” no es un nombre 100% correcto para este ejercicio. Debería ser; “Invitando al caballo a tomar un contacto con la rienda suelta”. La forma de hacerlo es soltando un poco la rienda que tenemos con un contacto mas duro y cogiendo un contacto mas ligero en la rienda que tengamos menos contacto. Lo primero que tenemos que averiguar es qué rienda es la que tiene un contacto más duro. En otras palabras, en qué rienda está el caballo fuerte y qué rienda es la rienda vacía. Si el caballo está fuera del equilibrio vertical, siempre tiene un contacto desigual, pero la diferencia puede ser muy sutil. Cuanto más cerca está el caballo del equilibrio vertical perfecto, más difícil se vuelve sentir la diferencia y un caballo bien entrenado puede cambiar entre caer sobre el hombro izquierdo y el derecho muchas veces durante una sesión de entrenamiento.

Es importante que no le enseñemos un truco al caballo. El ejercicio “tomar contacto con la rienda suelta” debe basarse en principios biomecánicos; encontrar el equilibrio vertical por el cual el caballo no necesita compensar colocando la cabeza hacia arriba y en la dirección opuesta. Un caballo en equilibrio vertical quiere enderezar y alargar el cuello ya que lo mismo ocurre en su dorso.

Si averiguamos cuál de las riendas es la rienda con un contacto más suelta, soltamos la rienda del lado del contacto más duro y buscamos un mayor contacto en la rienda más suelta hasta que el caballo cambie el peso del hombro sobre el que se está cayendo al hombro opuesto y encuentre su equilibrio vertical. En ese momento el caballo quiere enderezar y alargar el cuello, porque su tronco está en medio de las espaldas y la columna de su dorso se endereza. Esto significa que el caballo quiere tomar la mano del jinete y, por supuesto, se lo permitimos. Esto no es un truco, es un principio biomecánico, pero siempre hay que tener cuidado porque los caballos son muy inteligentes y es posible que tu caballo lo convierta en un truco. Esto significa que si el caballo quiere tomar nuestra mano, debe hacerlo de la manera correcta, si no, sabemos que hizo un truco con este principio biomecánico. Aprendió que cuando el jinete toma un mayor contacto en la rienda con menos contacto tiene que retroceder, sin el principio biomecánico subyacente del equilibrio vertical y enderezamiento del dorso.

En el siguiente vídeo explicaremos adecuadamente el ejercicio “tomando un contacto con la rienda que está más suelta”. En este curso te mostramos varios ejercicios para dar cuerda a un caballo, para ti como jinete sin tu caballo y dos ejercicios para entrenar un caballo montado. Por supuesto, estos son solo los ejercicios fundamentales para colocar a un caballo en equilibrio vertical. ¡En nuestros cursos de seguimiento mostraremos muchos más ejercicios! Por ahora deseamos mucha diversión con el ejercicio “contacto suave con la rienda”. Los principios son súper simples, pero ejecutarlos es mucho más difícil y realmente requiere algo de práctica. Este ejercicio es el principio básico absoluto del equilibrio vertical y le dará una base sobre la que construir para todos los ejercicios futuros.

>>>>>>>> VIDEO

Después de esta explicación comenzaremos con la misma combinación en la mano izquierda en el trote. En la mano izquierda, la rienda suelta es la rienda exterior. Por lo tanto, Tamara demostrará la técnica “tomar contacto con la rienda que está más suelta”.

>>>>>>>>> VIDEO

Si empezamos a entrenar a este caballo en la mano derecha, la rienda interior será la rienda suelta. Esto significa que tenemos que invitar al caballo a conectarse con la rienda interior conectando la rienda interior nosotros mismos y soltando la rienda fuerte que es la rienda exterior. De esta manera, el caballo cambiará el “exceso de peso” del hombro exterior al hombro interior y encontrará el equilibrio vertical.